Los más comunes son el 11 o 11:11, 22 y 33. Según expertos en numerología y esoterismo como Elise Defer, aseguran que todos estos números son “números maestros”,

El número 11 representa un nuevo comienzo o más exactamente los nuevos dobles comienzos. Esto puede ser considerado como un mensaje a la humanidad para enfocarse en el avance y el amor espiritual más que en el mundo material. El número 11 también puede significar la dualidad. Aprender a aceptar las energías o la lógica y la razón masculino y femenino, son sólo algunos de los retos que nos presenta este número. También puede significar la sabiduría y la intuición. El 11 puede ser una señal de que las personas están preparadas para abrazar plenamente su conocimiento interno.

El número 22 representa las transiciones, una ayuda para convertir los sueños en realidad. En ocasiones llamado el “Maestro Constructor”, el 22 recoge la espiritualidad del número 11 y hace que sea práctico en nuestras vidas. En cierto modo, es como traer el cielo a la tierra. Cuando una persona ve el numero 22 puede sugerir que está listo para traducir sus ideas en forma física. Además, proporcionará la disciplina y determinación para llegar hasta la meta.

El número 33 representa la curación a través del amor. Es el verdadero don de la compasión y el altruismo. Al ver el número 33 podría indicar que la persona tiene dones y habilidades que está dispuesto a compartir con todo el mundo. Contiene las energías del humanitarismo, el entendimiento y la fraternidad universal.

En primer lugar los números capicúa sean años completos o días del mes tienen una energía especial. Otra razón son las señales que la humanidad pacta con el universo, nos fijamos en números capicúa como el 11, el 22 o cualquier otro nos llama la atención sobre cualquier otro número que veamos. Nuestros guías y seres protectores el universo entero nos envían señales de diferentes formas, esta es recurrente en una mayoría de personas en todo el mundo las cuales están empezando a sentir un despertar de conciencia espiritual así que es lógico que nosotros las utilizamos también como medio de comunicación, puesto que las señales y símbolos que el universo nos da son bi discrecionales.

SEÑALES QUE TE ALERTAN DE TU CAMBIO DE CONCIENCIA.

Es común en muchos que inician el proceso de despertar, comiencen a percibir señales que no logran en un principio descifrar, se sienten contrariados ante la repetición y la insistencia de estas señales en forma de series numéricas. El comienzo súbito de caer en la cuenta, de ver y volver a ver, una y otra vez esas señales, les da que pensar, que algún significado deben tener, algún motivo que se les escapa debe haber en el hecho de que ciertos números estén de pronto presentes en sus vidas casi de forma constante, que estos aparezcan y no cejen en su empeño. Tanto es así, que comienzan a buscar, informarse e intentar aclarar sus mentes, encontrar pruebas que digan que no están perdiendo la cabeza y que aquello que les ocurre no obedece a la casualidad. Si existe un número que se ha llevado la palma en este despertar de la población, sin duda este ha sido el 11.

Desde hace unos pocos años el 11, ha sido el representante mayoritario de todo aquel, que empezaba a comunicarse con algo, que se escapaba a su comprensión.

Estaba claro que estaba recibiendo mensajes pero de quien. A poco que buscas explicación, tienes dos vertientes, la matemática que te explica que el 11, se encuentra repetido en la creación, en los eventos y en nuestras vidas o la espiritual en la que te dice que esas señales son el lenguaje de los ángeles, los guías o cualquier ser iluminado, para un escéptico, alguien que vivía sumergido en el sistema, ambas teorías se antojan complicadas de asimilar.

Pero existe un extraño mecanismo que provoca que miremos y fijemos extrañamente la mirada en determinados momentos, a unos números que, o bien en relojes o bien diseminados por la calle, provocan que nos planteemos seriamente todo aquello, que en un principio podríamos tomarnos como cosas más propias de un perturbado.

Solemos tener la tendencia a creer que todas nuestras capacidades, son fruto de algo sobrenatural, que hay una constante intervención de seres que nos guían y nos ayudan, que nada es por decisión propia, si no que somos guiados, pero no es exactamente así, si es cierto que hay cierta “ayuda” pero no es tan evidente y palpable, ellos solo hablan con tu verdadero Ser, con tu alma y lo percibes en tu corazón. Las entidades positivas, no intervienen directamente, solo lo realizan estas tareas a través de la encarnación como cualquiera de nosotros, al contrario que las negativas que suelen hacerse pasar por esos guías o maestros “ascendidos”, para tentar y confundir, para provocar nuestro error.

Es común pensar que la visión de series numéricas son fruto de una comunicación directa con los guías y que estos te están mandando estas señales para decirte que están ahí y lo estás haciendo bien, pero esto no exactamente es así, los verdaderos guías saben que no necesitas que estén empujándote o tutelando mientras tomas decisiones, no se comunican contigo a través de los números, si no a través de tu corazón, esa es la única vía de comunicación con tu fuente real y verdadera, todo lo exógeno es falso y confuso, por lo tanto somos fácilmente manipulables a través de nuestra mente y debemos evitar toda esa tramoya de seres que guían y aconsejan (tientan).

Ver series de números 1 o 11 como el famoso 11:11, debe ser considerado como el inicio y el desencadenante de todo, en realidad nuestra conciencia nos está avisando que estamos cambiando nuestro estado, que estamos abriendo nuestro canal intuitivo a la comunicación con lo sutil, que si prestamos atención y seguimos por el camino que hemos iniciado esta comunicación comenzará a desarrollarse y a crecer. Esta alarma, nos indica que ha llegado el momento de ponernos en alerta y comenzar a centrarnos en lo verdaderamente esencial en nosotros, nos avisaran de que nuestras vidas sufrirán cambios abruptos, nuestro cambio conciencial, atraerá a seres afines (ser-afines) y expulsarà de nuestro cìrculo a esos seres no afines. Estas señales, se repetirán una y otra vez hasta lograr tu atención y una vez lo hayan logrado, insistirán para que comiences a tirar del hilo y empieces tu proceso conciencia, la búsqueda que provocará, no solo que despiertes a otra realidad que desconocías, si no que empieces a conocerte y comiences a recordar.

Comenzaràs a detectar las sincronías, el tejido de la realidad, de lo aparente y palpable, llegará a ser predecible a niveles bajos, esto quiere decir, que serás capaz de saber el resultado de pequeñas decisiones que tomes a corto plazo, las consecuencias de tus actos serán más evidentes, sabrás que eso es así, porque hiciste algo que provocò que se enlazara y se desarrollara de esa forma. Has despertado a la sincronicidad, ya sabes que no existe la casualidad y todo es una concatenación de causalidades, nada está al azar, todo se relaciona y todo va íntimamente unido. Según vayas adentrándote en esas sincronicidades y vayas aumentando tu capacidad para distinguirlas, tu capacidad de predicción será mayor, esto no quiere decir, que vayas a predecir el futuro, no, esto quiere decir, que podrás prever las consecuencias de tus actos, antes de que tomes la decisión de llevarlos a cabo.

ón estés un breve periodo de tiempo viendo series del tipo 1234, como 12:34 por ejemplo, esto indicará que has entendido y que ya estás listo para el siguiente nivel y tu conciencia se preparara, para que tu intuición empiece a marcar tus pasos, será también el indicativo que te indique que vas a experimentar distintos y progresivos niveles en tu primer estadio en este súbito cambio de conciencia y del 1234, comiences a ver series del tipo 12:21, 13:31, 14:41, 15:51, para indicar que estas progresando, y que está aumentando tu nivel conciencial y a su vez está trabajando debidamente tu intuición. Estas series no tienen que ser consecutivas y puede que el orden varíe o incluso te saltes este paso, el ritmo que marca la sociedad puede hacer darnos algún paso hacia atrás y por eso existen muchas personas que no avanzan en su estado conciencial y continúan bloqueados en las primeras series.

Tras pasar por todos los estadios iniciales comenzaras a recibir otra tanda de señales insistentes esta vez el 11 comenzara a ceder terreno al 22.

Este número nos indicará que hemos iniciado el cambio en nuestra conciencia definitivo, nuestro canal intuitivo está permanentemente abierto y estamos preparados para comenzar a transformar nuestras vidas, el universo tiene todos sus sentidos puestos en ti y en lo que pidas, eres consciente de lo que creas y estás comenzando a culminar tu experiencia en la apertura conciencial.

El 22:22 te perseguirá y te indicará que ya no hay vuelta atrás si continúas en tu trabajo, el universo al completo ha visto tu brillo y está pendiente de ti, ahora más que nunca eres responsable de aquello que decretas y tu participación en la creación.

Al iniciar tu leve iluminación atraerás elementos negativos, entes que intentarán hacerte retroceder de algún modo, debes estar preparado si esto se produjera, no tener miedo y ser consciente que las entidades negativas, pondrán todos sus medios para que vuelvas al redil, no debes caer en las redes del ego ya que es posible que te hagan creer que eres elegido y no es así. Todo esto llevará consigo una crisis en el que tendrás que someter todos tus esquemas a reflexión, tirar muros de programación mental, creencias y rentabilidades que deberás tirar abajo, para poder avanzar.

En el siguiente paso, comienzas a ver una serie de números muy concreta, esta es la del 22 y el 55, 22:55, esta serie nos indica varias cuestiones que ya no solo nos afectan a nosotros sino al planeta en general, esta combinación simboliza la dualidad, la polaridad del 2 y el 5 marcando el inicio de una etapa que consta de dos fases, el inicio de una polaridad muy marcada y extrema (crisis, shocks…), en el que los elementos negativos y los positivos marquen un contraste muy marcado y una segunda fase en el que se iniciara el proceso de fin de la dualidad.

La dualidad tal y como la conocemos, comenzaría a relajarse y ser más equilibrada, menos pronunciada y evidente, hasta finalmente cambiar su estado, pero ese estado final se producirá con el inicio del proceso de cambio terráqueo.

A estas alturas, la mayor parte de los despiertos que anduvieron sus respectivos caminos y completaron sus respectivas y personales fases en el desprendimiento de todos y cada uno de los viejos paradigmas, el total desapego a antiguas y falsas creencias y la total toma de conciencia a través de la experiencia y la comprensión de si mismos.

A partir de aquí se iniciaran las señales que marquen el fin de ciclo, señales que irán marcadas por el numero 9, número que nos indicará nuestra fase final y en el proceso conciencial, la inauguración en nuestra propia maestría, nos señalara, que estamos listos, que somos nuestros propios maestros y que el aprendizaje a finalizado. Es la marca inequívoca del fin de ciclo, el final de todo lo viejo y el comienzo de lo nuevo.

El materialismo que nos había marcado hasta ahora y que simbolizaba el 6, materia sobre espíritu, girara 180º grados y simboliza, el espíritu sobre la materia.

El inicio de la transición hacia una nueva humanidad es un hecho y la plenitud y la paz estará a la vuelta de la esquina, se iniciara una nueva era de luz en La Tierra que se instalará para quedarse, solo hay que trabajar y tener paciencia.

Fuente: Rubén Torres Sierra. La cosecha de Almas.

Pin It on Pinterest

Share This